Sin importar si eres un vendedor en una tienda minorista o el dueño de una empresa pequeña, al hacer que un cliente te compre lo que ofreces le das satisfacción a la vez que alcanzas el éxito financiero. Cualquier persona puede vender un producto o un servicio, pero sacarle el máximo provecho a una venta y hacer que los clientes regresen requiere algo de práctica y habilidad. Estos son algunos pasos sencillos que puedes seguir para convertirte en un vendedor excelente.

1Saluda al cliente y capta su atención.

Incluso si estás participando en una transacción comercial, no hay nada malo en ser amigable con la persona a la que le

tratas de vender. Al hacer que el cliente se sienta bienvenido le das comodidad para que compre lo que ofreces.

  • Acompaña tu sonrisa con tu mirada. El subconsciente humano puede diferenciar fácilmente una sonrisa falsa de una verdadera. ¿Cómo? Las sonrisas verdaderas involucran a los ojos, mientras que las sonrisas falsas no lo hacen.
  • Evita mantener un contacto visual demasiado prolongado. Los investigadores de la universidad de Harvard descubrieron que los vendedores que sostienen la mirada por mucho tiempo pueden disuadira los compradores potenciales. La teoría que sostiene esta afirmación es que el contacto visual está relacionado con la dominación, lo cual puede hacer que las personas no quieran comprar por tener sensación de intimidación.

 

2Califica las necesidades de los clientes.

Tómate el tiempo necesario para calificar al cliente, de modo que le vendas lo que en realidad necesita. No hay nada peor que vender un producto o un servicio con el que el cliente se sienta insatisfecho después. La pregunta más apropiada y de uso más extendido para calificar es: «¿Para qué vas a utilizar esto?». Sigue preguntando para identificar específicamente lo que el cliente quiere en realidad. Esto demuestra tu disposición para aprender y un interés legítimo en las necesidades del cliente.

 

3Recomienda el producto o el servicio correcto.

Es importante entender el funcionamiento de los productos o los servicios que ofreces. Al comprender esto, podrás ofrecer la opción más apropiada para satisfacer las necesidades del cliente. Asegúrate de ofrecer todos los productos o servicios adecuados que tengas para mejorar el nivel de satisfacción del cliente.

  • Muchos restaurantes exitosos les ofrecen a sus camareros muestras gratuitas de cada opción en el menú para que tengan una idea de lo que venden. De esa manera, los camareros pueden combinar la pericia yla experiencia al momento de vender cuando un cliente pregunte «¿Qué opción del menú me recomiendas?».
  • Encárgate de probar todo (o casi todo) lo que ofreces. Los clientes pueden percibir con facilidad la inexperiencia y el desinterés. Incluso si lo que ofreces no es gratis ni viene con descuento, encárgate de probarlo.

 

4Escucha y observa las señales de compra que muestra el cliente.

 

Las señales de compra pueden ser verbales y no verbales. Las preguntas similares a «¿Cómo me beneficiará esto?» o «¿Cuál es el producto que más se adapta a mis necesidades?» son ejemplos clásicos de señales de compra verbales. Las señales de compra no verbales (si tratas en persona con el cliente) pueden darse cuando la persona sostiene o utiliza el producto como si ya lo hubiera comprado.

5Cierra la venta.

 

Cuando observes las señales de compra, deja de vender y cierra la venta. Un error común que puede arruinar una venta es seguir vendiendo y ofreciendo productos o servicios después de que el cliente indicó que está dispuesto a comprar. El hablar demasiado puede arruinarte la venta. Deja de hablar y cierra la venta!!!!!!!